Feeds:
Entradas
Comentarios

Madre Candelaria de San JoséUn nuevo libro sobre la Madre Candelaria de San José publicó Ediciones Trípode con la finalidad de dar a conocer la vida y obra de la religiosa venezolana. Su autor, Víctor Pérez, con un estilo sencillo y novelado, permitirá al lector poder viajar a la época en la cual, Susana Paz Castillo, vivió y asumió su compromiso con los más necesitados.

Más información:

Calle Terepaima, Edificio Trípode, Aptdo. 75.003

Telfs. (0212) 237.88.60 y 237.89.72

Fax: (0212) 237.76.97

Email: actripode@cantv.net

 

En la Curia Diocesana de Guarenas se anunció ayer que por primera vez en el país se celebrará un acto de beatificación, en este caso a la beata Madre María de Candelaria de San José, fundadora de las Hermanas Carmelitas venezolanas, cuyo proceso religioso demoró más de 30 años.

Más información

Muy queridos Hermanos:
 
1.-Con gran alegría les anunciamos que el domingo 27 de abril de 2008, Dios mediante, se realizará, por primera vez en Venezuela, la beatificación de una insigne hija de la Iglesia: la Madre Candelaria de San José, fundadora de las Hermanas Carmelitas venezolanas.
 
2.- Habiéndose comprobado las virtudes que adornaron a esa preclara religiosa guariqueña, y cumplidos los requisitos canónicos, el Santo Padre Benedicto XVI emitió el pasado 6 de julio de 2007 el Decreto por el cual se reconoce   un  milagro realizado gracias a la intercesión de Madre Candelaria, y la elevó a la gloria de los altares, al declararla “Beata”. Con esa declaración se establece que ella goza ya de la felicidad eterna, y puede recibir culto público. La solemne ceremonia se efectuará en Caracas, y será presidida por el Emmo. Sr. Cardenal José Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, quien vendrá hasta nosotros como Legado del Papa para esa jubilosa ocasión.
 
3.-La Madre Candelaria se destacó en vida por su profunda fe,  intenso amor a Dios y a sus hermanos, un corazón compasivo y misericordioso, filial adhesión a la Santa Madre Iglesia, y por su carácter generoso y emprendedor. Nacida en Altagracia de Orituco el   11 de agosto de 1863, Susana Paz-Castillo Ramírez, – su nombre de Bautismo -, acogió con entusiasmo la llamada de Dios a la santidad, y desde muy joven descolló en la práctica de la caridad viva y efectiva, con la cual atendió, consoló y curó a los enfermos y heridos que las contiendas bélicas habían dejado en las calles de su ciudad natal.
 
4.-Animada por el Presbítero Dr. Sixto Sosa,  más tarde Obispo de Cumaná, se consagró al servicio de los enfermos en el Hospital “San Antonio” fundado en 1903 en Altagracia de Orituco. Luego, junto con el Padre Sosa, en una época en la que florecieron en Venezuela varias Congregaciones femeninas, inició la fundación de una nueva Congregación religiosa, dedicada al servicio de los pobres, la cual se   constituyó definitivamente el 31 de diciembre de  1910 con el nombre de “Congregación de las Hermanitas de los Pobres de Altagracia de Orituco”. Posteriormente la Congregación se agregó a la Orden Religiosa del Carmelo, y fueron denominadas Terciarias Carmelitas Regulares. Hoy son conocidas entre nosotros como Hermanas Carmelitas Venezolanas o Carmelitas de la Madre Candelaria.
 
5.-Con gran tesón y entusiasmo, a pesar de las estrecheces  económicas  de la Congregación, y de la escasez general  de recursos, la Madre Candelaria realizó una extensa labor de atención a los heridos de las guerras y a los enfermos más pobres, manifestando una gran confianza en la Divina Providencia, e intenso  amor a los más necesitados. Fruto de sus esfuerzos fue el establecimiento de varios Hospitales en los Llanos y el Oriente del país cuando la atención del Estado a la salud era muy deficiente.
 
6.-Por su ardiente amor a Dios y por su entrega generosa y abnegada a los pobres,  bajo la dirección de los Obispos y en compañía de las religiosas de su Congregación, esta nueva Beata venezolana es hoy ejemplo de virtudes, entre las cuales se destaca su fe viva e intensa en Jesucristo, nuestro único Salvador, la unión y el amor a la Iglesia   – y en particular a los obispos de Venezuela -, y la más viva caridad para con los  más pobres.
 
7.-A ella se aplican con justicia las palabras que los obispos latinoamericanos dedican a los santos en el Documento de Aparecida: “Su ejemplo de vida y santidad constituye un regalo precioso para el camino creyente de los latinoamericanos y, a la vez, un estímulo para imitar sus virtudes en las nuevas expresiones culturales de la historia. …. Los cristianos de hoy recogemos su herencia y nos sentimos llamados a continuar con renovado ardor apostólico y misionero el estilo evangélico de vida que nos han trasmitido”. (A. 275 )
 
8.-La beatificación de la Madre Candelaria de San José será una ocasión maravillosa para renovar nuestra fe y defenderla ante las desviaciones; para reafirmar nuestra confianza en la presencia de Dios en medio del pueblo venezolano, apreciar la grandeza de nuestra santa Religión y de la Iglesia Católica, la vigencia y utilidad de las Congregaciones religiosas, y la importancia de  las vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada. Su ejemplo es, hoy más que nunca, un reclamo a todos los venezolanos a vivir en la solidaridad y en la fraternidad.
 
Queridos hermanos:
 
9.-Los invitamos a acoger con alegría el don de la beatificación de la Madre Candelaria, y a participar en las actividades que con ese motivo se irán desarrollando a lo largo de este año. Especialmente los invitamos a participar en la solemne ceremonia, el domingo 27 de abril.
 
10.-En todas las Diócesis se realizarán actividades y eventos  preparatorios a dicha magna celebración. Exhortamos a los sacerdotes, y a los  miembros de los institutos de Vida Consagrada a desplegar iniciativas dirigidas a poner de relieve la singularidad, utilidad y belleza de su excelsa vocación, así como el sentido transformador de la fe y de la religión cristiana y católica al servicio de los pobres y excluidos de la sociedad.
 
11.-Bendecimos al Señor por este nuevo regalo a la Iglesia en Venezuela. Intensifiquemos nuestras plegarias por la pronta beatificación de los venezolanos cuyos procesos están actualmente en curso en Roma: el querido y venerado Dr. José Gregorio Hernández, la Madre Emilia de San José, fundadora de las Hermanitas de los Pobres de Maiquetía, la Madre Carmen Rendiles, fundadora de la Congregación de las Siervas de Jesús, la Madre Marcelina, fundadora de las Hermanas de los Pobres de San Pedro Claver, la Hna. María Bogotá Baquero, y Mons. Arturo Celestino Álvarez, quien fuera Obispo de Maracaibo y de Calabozo.
 
12.-Aprovechemos esta nueva oportunidad que nos brinda el Señor para valorar con alegría  nuestra identidad cristiana de hijos de Dios, discípulos y misioneros de Jesucristo y miembros de nuestra Santa Iglesia Católica.
 
Con nuestra afectuosa bendición episcopal,
 
Los Arzobispos y Obispos de Venezuela
Caracas, 11 de enero de 2008

El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, anunció que la beatificación de la fundadora de las Hermanas Carmelitas venezolanas, Madre Candelaria de San José se realizará el 27 de abril en el estadio Olímpico Universitario de Caracas.En una reciente entrevista el Purpurado anunció la beatificación “con gran alegría” pues es la primera vez que en Venezuela se da “la beatificación de una insigne hija de la Iglesia“.

Asimismo señaló que están “invitando a todas las fuerzas vivas de la Iglesia a que participen, las comunidades religiosas, las escuelas, las parroquias, especialmente de Caracas, del Guárico, del Oriente, donde hubo una gran actuación por parte de la Madre Candelaria”.

La comisión organizadora está integrada por los obispos de Maturín, Margarita, Valle de la Pascua, y el Arzobispo de Cumaná, diócesis donde trabajó la Madre Candelaria. Además del Obispo Auxiliar de Maracaibo y la madre superiora de la Congregación de las Hermanitas Descalzas, indicó el Cardenal Urosa.

Su vidaLa Madre Candelaria de San José nació el 11 de agosto de 1863 en Altagracia de Orituco y fue bautizada con el nombre de Susana Paz-Castillo Ramírez.

 

Animada por el párroco de Altagracia de Orituco, P. Sixto Sosa, más tarde Obispo de Cumaná, se consagró al servicio de los enfermos en el Hospital San Antonio.

Junto al P. Sosa fundó en 1910 una Congregación religiosa dedicada al servicio de los pobres, con el nombre de Congregación de las Hermanitas de los Pobres de Altagracia de Orituco, que luego se agregó a la Orden Religiosa del Carmelo. Actualmente son conocidas como Hermanas Carmelitas Venezolanas o Carmelitas de la Madre Candelaria.

Destacó en vida por su profunda fe, intenso amor a Dios y a sus hermanos, filial adhesión a la Santa Madre Iglesia, y por su carácter generoso y emprendedor. Recorrió Venezuela, especialmente el oriente y Guayana, donde fundó varios hospitales.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.